Traductor e Intérprete

January 10, 2017

El campo profesional de la traducción y la interpretación de idiomas, en la actualidad en muchos países constituye una necesidad de comunicación tanto para la interrelación económica y social  como para la interrelación cultural alrededor del mundo. Es indiscutible que existen idiomas que son más predominantes que otros y se han hecho la herramienta más inmediata a la hora de establecer algún grado de comunicación, oral o escrita. En este sentido, después del idioma Mandarín, el segundo idioma más hablado es el Inglés y, a su vez, es aquel que más se utiliza al momento de buscar una herramienta lingüística equivalente al idioma original.

 

Sin embargo, los efectos de la misma globalización han provocado una mayor integración de las distintas culturas que convergen en el planeta, generando que en muchos casos se produzcan migraciones que van búsqueda de mejores perspectivas de vida en diferentes países. En este sentido, son variadas las experiencias de personas que han sobrevivido en otras latitudes utilizando la traducción y/o la interpretación de idiomas como una alternativa laboral, pero que en ocasiones genera un impacto negativo en el mercado de la traducción y/o la interpretación, al incurrir en imperfecciones que son consecuencia del bajo dominio del idioma de destino o manejar valores y costos que están muy por debajo de los profesionales.

 

La profesión de Traductor e Intérprete en cualquier idioma, es un campo profesional que se ha desarrollado en el marco de las exigencias académicas de un mundo globalizado, como muchas de las profesiones existentes y en consecuencia irroga el mayor respeto y consideración por parte de personas y entidades públicas y privadas. El desarrollar la actividad de traducción y de interpretación de idiomas sin tener un respaldo profesional que certifique la formación de tal, puede ser considerado como un ejercicio ilegal de la profesión, atendiendo que para otras profesiones se requiere la misma exigencia, por cuanto, por ejemplo el sólo hecho de conocer a cabalidad la Constitución Política de la República, el Código Civil o el Código Penal no habilita a una persona para desarrollar la profesión de Abogado.

 

En consecuencia, ser nativo de un determinado idioma y desarrollar la profesión de Traductor e Intérprete,  no asegura per se un trabajo profesional, sino por el contrario, además de tener el riesgo de generar transferencias idiomáticas con imperfecciones, se podría incurrir en eventuales figuras penales (Art. 213 Código Penal chileno) y se hace un daño constante al mercado de este campo profesional.

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Buscar por tags
Archivo
Síguenos
Please reload

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Please reload